Entrevista Alfredo Di Stefano

“Ya que estamos de paso por aquí, 
la vida hay que verla”

di_estefano_y_dr_rementeria

La gente le recuerda y le aprecia, siempre ha tenido el cariño del vestuario y del público, y no me extraña… Es una suerte charlar un rato con Don Alfredo; desprende bondad y sabiduría. Como él dice: “no se puede dejar de cultivar”, que verdad más grande…, pues a su lado es fácil aprender cosas buenas. A sus ochenta y tantos habla del fútbol y de la vida en una mezcla con límites imprecisos, y es que el deporte se lo ha dado todo y él le ha dado su vida.

“No veía el número de los jugadores.
Me hablaron del Dr. Rementería y ponerme en sus manos fue una gran decisión”

Le entrevistamos porque es paciente y amigo de la Clínica Rementería de Madrid, del Grupo Innova Ocular. Allí se operó de cataratas hace unos años y les aseguro que el brillo de sus ojos cambia cuando le preguntamos por la operación y el doctor que le asistió. Se nota que hubo un antes y un después, que mejoró su visión y que está muy agradecido.

Alfredo di Stéfano nos recibe a las doce del medio día en las oficinas del Estadio Santiago Bernabeu, donde va cada día a cumplir con sus obligaciones como presidente de la Asociación de Veteranos del Real Madrid. Antes de atendernos, habla un rato con los compañeros de la asociación, en unas oficinas llenas de fotos en blanco y negro, trofeos y recuerdos.

Recuerdos… ¿Cuál es su mejor recuerdo como futbolista?
(Don Alfredo se saca un llavero con unas medallas de plata que lleva enganchado al cinturón y me lo enseña. Leo la inscripción: River Plate – San Lorenzo de Almagro 1947). Fue el partido de mi debut en la liga profesional con el River. Ganamos 2 a 1.

Cuando era niño y jugaba a fútbol con sus amigos en el barrio de Buenos Aires,
¿se imaginaba que llegaría a todo esto?

No. Quien va a pensar… El destino… Dice el tango que “contra el destino nadie la talla”. El destino es la fuerza. Yo jugaba al fútbol como una diversión, nunca pensé que se podía convertir en mi profesión.

¿Tenía algún ídolo del fútbol del momento?
Sí, y después fue mi entrenador. Se llamaba José María Minella (la mujer vive todavía…). Era jugador del River Plate (equipo que ahora está en segunda después de ciento y pico de años…) y era rubio, como yo. Por eso en el barrio me llamaban “El Minelita”, hasta que entré en el equipo profesional y ya el nombre se borró y él se convirtió en mi entrenador.

di_stefano_006

¿Cómo entró a jugar en el River? ¿Quién le descubrió?
Llegué por intermedio de un electricista que trabajaba en el campo para mi papá, arreglando baterías y estas cuestiones. Él jugaba en el River y mi mamá le preguntó si estaban probando jugadores. Yo en esos  tiempos jugaba en el barrio de cuatro casas y treinta muchachos… Tenía 16 años y era el mayor de mis hermanos (mi hermano tenía 12 años menos que yo). Me citaron para ir a la prueba, la hice y cuando  salimos del estadio me pidieron los documentos. Y pregunté “¿para qué?”, “¡¡¡para entrar en el River!!!” y yo contento como unas pascuas. Bueno, eso fue la alegría de todo el barrio, la familia y los compañeros, no veas, todo el barrio revuelto “uuu… se fue al River” decían.

El barrio de La Boca… ¿Cómo era?
La Boca es un barrio de pueblo. Tiene aires de europeo porque la mayoría de la gente tiene raíces de Italia y España. Vivíamos cerca del Racing de Buenos Aires y el Independiente de la Capital Federal y toda la barriada era de estos equipos. En el barrio todos jugábamos a fútbol y había muchachos que jugaban muy bien, tan bien como yo. Pero yo tuve la suerte de empezar en el River. Ya mi padre me llevaba  mucho a ver el River, y donde manda capitán no manda marinero. ¡El River nació en el barrio de Boca, antes que el Boca Juniors! Y todo el mundo: “Boca, Boca…”. ¡¡Boca no, River!!

¿Y cómo le fueron esos inicios en el River?
Simplemente, me divertía y había duchas… Y te daban el “biático” lo que era un billete de autobús y un bocadillo de jamón o mortadela. No pensaba en ser profesional pero fui ascendiendo, me pusieron de reserva, luego en tercera y hasta llegar al primer equipo. Y después tuve la suerte de que ganamos en el partido amistoso en el que debuté como profesional.

¿Por qué salen tan buenos jugadores de Argentina?
Sin querer criticar a otros… En Argentina el fútbol está muy arraigado, hay muchas categorías y cada cuatro manzanas hay un equipo. La muchachada viene de gente con pocos recursos y sólo que te den el bocadillo y cuatro pesos para el transporte ya es una alegría. En Argentina las chicas se van de enfermera o maestra y los muchachos de futbolista o ladrón.

¿Qué se compró con su primer sueldo?
Un traje con dos pantalones. Me los compré en la tienda llamada “La clásica sastrería del pantalón gratis”. Te daban una chaqueta y dos pantalones. Y eso era el no va más. Me lo ponía para ir a la cancha, te exigían ir bien arreglado. Qué diferencia con los sueldos de hoy en día… Sí, es un desbarajuste porque ganan una fortuna; cuatro pelotazos y un dineral. Pero aquí tiene que ver mucho la publicidad. No se dan cuenta de que el futbolista está dando su nombre y toda su vida a una empresa X de ropa, y lo que venden… La gente no sabe calibrar la entrega de dar tu nombre por el juego del fútbol. Nadie regala nada.

di_estefano_001¿También hacía publicidad cuando empezó?
Te daban 4 pesos y vendían caramelos y figuritas.

Al empezar la entrevista me ha contestado con una letra de tango. ¿Le gustan los tangos?
Y es que a un argentino que no le guste el tango… (¡y eso que el tango es de origen francés!)

¿Se considera nostálgico?
A medida que me hago mayor, más.

¿Cómo está de la vista?
Yo bien.

En el año 2002 el Dr. Rementería de la Clínica Rementería de Madrid, del Grupo Innova Ocular, le realizó una operación de cataratas, ¿cómo fue?
Mira, en la vida hay como en todo; hay dentistas, oculistas y futbolistas que son los más buenos y el Dr. Rementería es de los jugadores más buenos de la primera división. Era la una y cuarto del medio día cuando entré en quirófano y a la una y cuarenta y cinco ya estaba en el Bernabeu. Unas gafas, unas gotas y perfecto. Una semana me operé un ojo y a la semana siguiente el otro. Fui a una revisión y listo.

¿Por qué se decidió a operarse?
Fui a ver un partido a Italia, a Milán y me di cuenta de que no veía el número de la espalda de los jugadores. Ahí me empecé a preocupar, pensé: “me pasa algo…”. Me hablaron del Dr. Rementería y ponerme en sus manos fue una gran decisión. No hay que asustar a la gente, el ojo es una parte delicada, pero yo siempre recomiendo operarse. El que está mal de la vista, que lo haga.

¿Hay que tener buena vista para ser jugador de fútbol?
Sí, en el fútbol hay muchas artimañas, si no tienes vista, ¿qué vas a hacer? Recuerdo un eslogan de una óptica en Buenos Aires. Sale una foto de una pelota de fútbol y pone: “¿La ves cuadrada?, ¿No la ves? Use anteojos de la óptica Varis (sonríe).

¿Sigue practicando deporte?
Sí, tengo azúcar en la sangre y me tengo que cuidar y hacer un poco de gimnasia. Hago mucho ejercicio.

Después de una larga vida vivida con muchas experiencias, ¿Qué consejo daría a los jóvenes?
Que ya que estamos de paso por aquí, hay que ver la vida. Verla. No se puede dejar de cultivar, las semblanzas y diferencias de este mundo, las cosas bonitas que hay para ver.

Es que usted ha viajado mucho y ha visto muchas cosas…
Sí, estuve en Argentina desde el año 44 hasta el 49, después me fui a Colombia y empecé a hacer giras, visitamos el mar, las montañas… Yo si no hubiera sido por el fútbol, no hubiera conocido el mar. Y vivía al lado… No veas lo que se ve en el mundo…, de África y América lo conozco casi todo. Hay muchas diferencias, de carácter, de manera de ser, todo lo que viene formando su historia.

¿Está satisfecho con su vida?
Sí, tengo una familia y he podido vivir decentemente. Mi hobbie se hizo una profesión y ese es el quid de la cuestión. El fútbol me ha aportado mucho, te hace llevar una vida sana y tener espíritu
de lucha. Ser sano es lo mejor, hay que educar a la gente con virtudes buenas como persona.

¿Cuál es su opinión sobre el fútbol actual?
El fútbol ha progresado una barbaridad. Es una industria más y, a pesar de la crisis fi nanciera, el arrastre que tiene el fútbol es espectacular. La salud y la platita que no la tiren…

 

di_stefano_007

ALFREDO DI STEFANO
UN PALMARÉS ENVIDIABLE

Premio de la FIFA como uno de los ocho jugadores más importantes de la historia, Gran Cruz Real de la Real Orden del Mérito Deportivo, dos Balón de Oro, un Súper Balón de Oro, cinco copas de Europa y ocho títulos de Liga, en las once temporadas que jugó con el Real Madrid, club del que es presidente honorífico. Pero ante todo, Don Alfredo, es una gran persona

CAMPEONATOS NACIONALES:

2 LIGAS ARGENTINAS (RIVER PLATE),
3 LIGAS COLOMBIANAS (MILLONARIOS),
1 COPA COLOMBIANA (MILLONARIOS),
8 LIGAS ESPAÑOLAS (REAL MADRID),
1 COPA ESPAÑOLA (REAL MADRID)

COPAS INTERNACIONALES

1 COPA AMÉRICA (SELECCIÓN ARGENTINA),
5 COPAS DE EUROPA (REAL MADRID),
1 COPA INTERCONTINENTAL (REAL MADRID)

PRINCIPALES DISTINCIONES INDIVIDUALES

MÁXIMO GOLEADOR EN LA LIGA ARGENTINA (1947)
MÁXIMO GOLEADOR EN LA LIGA COLOMBIANA (1951 Y 1952)
MÁXIMO GOLEADOR EN LA LIGA ESPAÑOLA (1954, 1956, 1957, 1958 Y 1959)
BALÓN DE ORO (1957 Y 1959)
MEDALLA DE ORO AL MÉRITO DEPORTIVO (1966)
SÚPER BALÓN DE ORO (1989)
MEDALLA AL MÉRITO DE LA FIFA (194)

GOLES MARCADOS (712):

RIVER PLATE (64),
HURACÁN (13),
SELECCIÓN ARGENTINA (6),
MILLONARIOS (157),
REAL MADRID (418),
ESPAÑOL (16),
SELECCIÓN ESPAÑOLA (23)

 

Entrevista publicada en: Revista Innova Ocular nº 13
Texto: María Florensa
Fotos: Pablo León

Última modificación de la web: 10 July 2017