Alteraciones Palpebrales debidas al sol

Alteraciones Palpebrales debidas al sol

articulo_sanz_won_revista_innova

Articulo Revista Innova Ocular nº 10
Autor: Dra. Andrea Sanz y Dra. Hae-Ryung Won Kim

 

“Hoy en día no existe ninguna duda de que la exposición a rayos UV produce precáncer cutáneo (queratosis actínica) y cáncer cutáneo (carcinomas basocelulares, carcinosmas espinocelulares y melanomas).”

 

Hasta la segunda década del siglo XX, el bronceado producido por la radiación solar se relacionaba con trabajos realizados a la intemperie y no resultaba estéticamente aceptable. A partir de los años 20 se lanzó la moda del bronceado, impulsada por la famosa diseñadora Coco Chanel. Desde entonces, y a lo largo del siglo XX, la exposición a los rayos ultravioletas en la población general ha aumentado de forma dramática, y debemos tener en cuenta que no existe ninguna forma de bronceado exenta de riesgo.

De la radiación solar que alcanza la tierra, la que más nos interesa como productora de daño cutáneo es la ultravioleta (UV) y de ésta hay tres tipos:

– Los UVC son los de longitud de onda más corta (100-290 nm), penetran poco en la piel, pero con gran energía. En condiciones normales, son absorbidos por la capa de ozono y no llegan a la superficie terrestre.

– Los UVB (290-320 nm). Tienen mayor poder de penetración que los C, pero menos que los A, aunque su energía es mayor que la de estos últimos. Son los responsables de los efectos agudos sobre la piel y los que más alteraciones pueden producir sobre el ADN de algunas células cutáneas.

– Los UVA (320-400 nm), atraviesan el vidrio y su poder de penetración en la piel es muy alto, aunque su energía es baja. Son menos agresivos que los UVB, pero producen efectos perjudiciales por acción directa y, sobre todo por su facilidad para generar especies reactivas de oxígeno (radicales libres)

 

Efectos fotobiológicos de los rayos UV:

Los efectos fotobiológicos producidos después de la exposición de la piel sana a la radiación UV los podemos clasificar en agudos, que aparecen en las primeras horas después de la exposición y crónicos o a largo plazo, que ocurren años después de la exposición reiterada y acumulativa a distintas fuentes de rayos UV.

Los defectos agudos son:

– Eritrea
– Pigmentación
– Inmunosupresión local y sistémica
– Hiperplasia cutánea
– Fotosíntesis de vitamina D

Los efectos a largo plazo son:

– Cáncer cutáneo
– Fotoenvejecimiento

De los efectos agudos el que buscamos es la pigmentación y el más indeseable, por ser muy molesto, el eritema. La alteración de la inmunidad puede favorecer la aparición de eczemas y determinadas respuestas alérgicas así como una mayor susceptibilidad a algunas infecciones cutáneas.

Pero en los párpados lo más importante son los efectos de los rayos UV a largo plazo, es decir, fotoenvejecimiento y cáncer cutáneo.

 

FotoenvejecimientoFotoenvejecimiento:

Una de las consecuencias más frecuentes del fotoenvejecimiento son las alteraciones en la pigmentación de la piel. Aparecen manchas de tono marrón y tamaño variable, sobre la base de una hiperpigmentación difusa con estrías y retículo visible más pigmentado también. Y sobre este fondo mas pigmentado, pueden verse pequeñas manchas hipopigmentadas, blanquecinas, dispuestas al azar sobre las zonas mas expuestas. Además de las alteraciones en la pigmentación aparecen lesiones que hacen prominencia sobre  la superficie cutánea de color mas oscuro y algunas con aspecto verrucoso, como las placas de queratosis seborreica.

Todo ello confiere a la piel un aspecto mucho más envejecido que el que correspondería al envejecimiento cronológico. De manera que buscando, a corto plazo, una mejoría estética con el sol, conseguimos a la larga, un aspecto definitivamente envejecido, muy difícil de mejorar.

 

Cáncer CutaneoCáncer Cutaneo:

Hoy en día no existe ninguna duda de que la exposición a rayos UV produce precáncer cutáneo (queratosis actínica) y cáncer cutáneo (carcinomas basocelulares, carcinomas espinocelulares y melanomas). La incidencia de estos tumores ha aumentado mucho en los últimos años, incrementándose casi en un 4,5% al año en los últimos 10 años. Los párpados es un lugar preferente para la aparición de cáncer cutáneo, ya que el 10% de todos los tumores de la piel, se producen en los párpados.

Las lesiones precancerosas y los carcinomas basocelulares y espinocelulares, se han relacionado con la exposición crónica, reiterada y acumulativa a la radiación ultravioleta, sobre todo UVB, mientras que el melanoma, el más grave de todos los cánceres de piel, con un índice de mortalidad elevado, se relaciona con la exposición aguda, esporádica (por ejemplo de vacaciones) a la radiación ultravioleta, sobre todo a UVA.

 

Tratamiento de las Alteraciones Palpebrales debidas al sol:

TRATAMIENTO PREVENTIVO:

El tratamiento preventivo más eficaz es no exponerse a los rayos UV, pero como esto es casi imposible, debemos hacer una buena fotoprotección.

En primer lugar debemos tener en cuenta unas medidas generales como utilizar las sombras cuando estemos en espacios al aire libre, debemos evitar las horas más peligrosas para la exposición solar que son las centrales del día (de 10 a 16 horas), porque es cuando la incidencia de los rayos solares sobre la tierra, hace que sean más nocivos. Debemos llevar sombreros o viseras que nos protejan la cara y gafas de sol para proteger especialmente los párpados y los ojos.

En segundo lugar, debemos utilizar fotoprotectores tópicos. Hay diferentes tipos de fotoprotectores y no es éste el lugar adecuado para hacer
una descripción exaustiva, pero debemos tener en cuenta que hemos de utilizar sustancias que:

– sean bien toleradas y poco alergénicas,
– resistentes al agua (sobre todo cuando se utilizan en la playa),
– con alto poder filtrante (alto factor de protección), y
– amplio espectro de protección (debe filtrar rayos UV A y B).

Además la cantidad aplicada debe ser abundante para que cumplan su función eficazmente (2 mgr /cm2) y repetir la aplicación cada 2 horas.

 

TRATAMIENTO CURATIVO

Fotoenvejecimiento:

Es imposible revertir totalmente el envejecimiento cutáneo producido por la exposición a los UV, pero puede mejorarse con tratamientos cosméticos.

Cremas depigmentantes para reducir las manchas cutáneas y la hiperpigmentación de base, peelings químicos o con láser para eliminar las capas cutáneas envejecidas y mejorar la calidad de las capas más profundas. Actualmente hay tratamientos cosméticos que producen efectos rejuvenecedores de la piel como mesoterapia, radiofrecuencia o luz pulsada intensa. Pero algunos ellos están bastante limitados en los párpados, porque pueden producir en mayor o menor grado irritación ocular.

Cáncer cutáneo:

El cáncer cutáneo, según el tipo, puede tratarse con pomadas, quimioterapia, radioterapia o cirugía.

En los párpados el tratamiento más utilizado, con diferencia, es la cirugía, ya que los otros, por proximidad, pueden producir alteraciones oculares. Ante cualquier lesión palpebral, por pequeña que sea, debemos acudir al oftalmólogo, ya que aunque se trate de un tumor maligno, si lo extirpamos cuando es muy pequeño, el resultado estético, será muy bueno, mientras que si se deja llegar a tamaños mayores, puede ser difícil conseguir un buen resultado funcional sin producir un defecto estético.

Así pues, para que el verano que se aproxima no cause en nuestra piel lesiones difícilmente reparables y para que podamos tener un aspecto saludable y estéticamente grato, ¡ojo con el sol!, utiliza gafas con un buen filtro UV, ponte un sombrero, evita el sol a las horas centrales del día y utiliza una crema con un factor de protección alto.

Y ante la más leve alteración palpebral, consulta con un oftalmólogo especialista en párpados, ya que, lesiones, aparentemente inocuas, pueden
tener mucha importancia.

Última modificación de la web: 10 July 2017