Herpes ocular

¿QUÉ ES EL HERPES OCULAR?

El herpes es un virus común que afecta a muchas personas, generalmente en la zona labial. La mayoría de la gente es portadora, es decir, que la mayoría tenemos el virus del herpes dormido en nuestro interior. El comportamiento del herpes ocular es muy similar al del herpes labial. El contagio es por contacto (la persona toca una lesión de un herpes y posteriormente se toca el ojo) y el virus se instala en la zona ocular, no necesariamente manifestándose, y dando lugar posteriormente a sucesivos brotes.  

DIAGNÓSTICO DEL HERPES OCULAR

Como concepto general, todo paciente que presenta una herida en el ojo sin haberse golpeado debe ser sospechosa de un herpes. El ojo suele ponerse rojo y el paciente nota sensación de cuerpo extraño, lagrimeo, dolor, molestias con la luz o visión borrosa. En el ojo no aparecen las típicas vesículas de la boca pero sí unos defectos típicos en forma de ramas. Figura 1: Herpes ocular Los pacientes con antecedentes de herpes suelen reconocer los síntomas por la similitud entre los brotes pero los pacientes que nunca han presentado un episodio de herpes ocular los desconocen. En general, el herpes suele ser fácil de identificar si tenemos la sospecha y teñimos el ojo con la fluoresceína (Figura 2) pero en determinadas ocasiones la imagen no es tan típica (Figura 3) y tenemos que poner un tratamiento antiherpético aunque finalmente no se trate de un herpes. Esta actitud es preferible antes que solicitar pruebas de análisis de herpes que son muy caras, poco sensibles y sobre todo suelen tardar tanto que el paciente muchas veces se ha curado antes de tener los resultados. Figura 4: Cicatrices en la córnea  

TRATAMIENTO DEL HERPES OCULAR

El herpes ocular suele tratarse limpiando la herida con algún bastoncillo y aplicando antiherpéticos específicos, algún antiinflamatorio y antibióticos. Estos últimos no tienen efecto sobre el herpes pero se suelen pautar como prevención de una posible infección ya que el herpes produce una herida en el ojo (úlcera) que puede infectarse antes de cerrarse. Como en la boca, hay que tener en cuenta que los episodios son autolimitados pero el tratamiento se instaura para aliviar los síntomas, que no haya una infección secundaria y que no quede ninguna cicatriz, principal problema del herpes ocular. Cuando un paciente tiene una cicatriz en el ojo y ésta se encuentra en la zona central de la visión, el resultado es la disminución de la visión que sólo puede resolverse con una operación.  

Última modificación de la web: 10 July 2017