Patologías pediátricas

Patologías pediátricas

Lo primero que debemos entender es la evolución normal de la visión en un niño. Casi todos las personas cuando nacemos somos hipermétropes (vemos mal de cerca) y conforme vamos creciendo este defecto refractivo disminuye hasta desaparecer, por lo que generalmente no necesitamos gafas.

¿Cuándo necesita gafas un niño?

En los niños podemos encontrar los mismo defectos refractivos que en las personas adultas: miopía, hipermetropía y/o astigmatismo.

  • Miopía: El niño no ve con claridad los objetos que están lejos debido a que su ojo es más grande de lo normal.
  • Hipermetropía: Nuestro hijo no ve con claridad los objetos cercanos debido a que su ojo es más pequeño de lo normal. Como hemos comentado anteriormente este defecto refractivo es común en todos los niños al nacer y va desapareciendo de forma progresiva conforme van creciendo. Si la disminución de la hipermetropía no sigue un patrón normal para los niños de su edad, su hijo necesitará gafas.
  • Astigmatismo: El niño no ve bien ni de cerca ni de lejos.

Todo aquel niño que se salga de los patrones normales, miope o hipermétrope que no consiga ver bien, o que tenga dolores de cabeza, necesitaría gafas.

 

Patologías pediátricas

Además de los defectos refractivos las patologías pediátricas más frecuentes son el ojo vago (o ambliopía) y el estrabismo. Veamos cada uno de ellos con más detenimiento.

Preguntas Frecuentes

Última modificación de la web: 10 July 2017