¿Es importante el diagnóstico precoz del glaucoma?

¿Por qué es tan importante un diagnóstico precoz del glaucoma?

El principal problema de esta enfermedad radica en que es una patología asintomática hasta fases muy evolucionadas, de tal forma que el paciente no es consciente del peligro hasta que el glaucoma esta muy avanzado.

Sólo en algunos tipos de glaucoma, como el glaucoma pigmentario o el glaucoma de angulo cerrado pueden aparecer síntomas tales como dolor o visión borrosa, por ello, y porque la incidencia aumenta a partir de los 40 años, seria interesante realizar una revisión a partir de esta edad para descartar la enfermedad.

Diagnóstico del Glaucoma: ¿Cómo se realiza?

Dado que el glaucoma es un daño del nervio óptico, las técnicas diagnósticas irán encaminadas a poner de manifiesto dicho daño.

Para ello tenemos una serie de pruebas estructurales que ponen de manifiesto la lesión, entre ellas estarían la visualización del nervio óptico por parte del oftalmólogo y la tomografía de coherencia óptica (OCT). Igualmente realizamos una serie de pruebas funcionales, que ponen de manifiesto la afectación visual del paciente, entre las que destacarÍa el campo visual.

A continuación veremos con mas detenimiento cada una de estas pruebas:

Biomicroscopía:

La biomicroscopía o exploración con lámpara de hendidura no puede ser sustituida por ninguna prueba por sofisticada que sea. Esta exploración nos permite analizar todas las estructuras oculares y con ello definir el tipo de glaucoma. Observamos la córnea, la cámara anterior, el cristalino y, mediante distintos tipos de lentes, visualizamos el nervio óptico y el ángulo camerular (gonioscopia).

Tonometría:

La tonometría o medición de la presión intraocular (PIO) por aplanación (lo que se conoce como tonometría de Goldman y requiere el uso de gotas) es una de las exploraciones más importantes en el diagnóstico y seguimiento del glaucoma dado que la presión intraocular constituye el principal factor de riesgo.

El análisis de las sucesivas mediciones de la presión intraocular (PIO) en las diferentes visitas, unido a las pruebas funcionales y estructurales que realizamos, nos permiten hacer un seguimiento del glaucoma y estudiar su posible progresión que nos llevará a la modificación del tratamiento médico o a la indicación de tratamiento quirúrgico.

 

Paquimetría corneal:

La paquimetría corneal baja (cornea fina) se ha establecido como factor de riesgo independiente para desarrollar glaucoma en pacientes con hipertensión ocular. Por otro lado, el grosor corneal puede sobreestimar o infraestimar la presión intraocular (PIO) en corneas gruesas o finas respectivamente. De tal forma, que será un factor a tener en cuenta cuando obtengamos un valor de presión intracorneal.

Retinografía:

La retinografía o imagen de la retina, nos permite obtener una serie de fotografías del nervio óptico a lo largo del tiempo. El nervio óptico está constituido por fibras nerviosas que se van perdiendo a medida que progresa el glaucoma, de hecho, el glaucoma se define como una neuropatía óptica progresiva que genera como consecuencia una pérdida irreversible del campo visual.

Para cuantificar esta pérdida existen diversas herramientas diagnosticas entre las que cabe destacar la tomografía de coherencia óptica (OCT) y la visualización del nervio óptico.

Mediante el registro fotográfico de la papila podemos analizar de forma directa los cambios que han sucedido a lo largo de los años en la excavación papilar como consecuencia de la evolución del glaucoma y así tomar medidas para evitar la progresión. En numerosas ocasiones la comparación directa de dos fotografías de papila tomadas en momentos distintos se convierte en la forma más precisa de detectar cambios incipientes en el nervio óptico como consecuencia del daño del nervio óptico por la progresión del glaucoma.

Tomografía de Coherencia Óptica (OCT)

La Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) nos permite realizar un análisis de la capa de fibras nerviosas.

La OCT es una prueba no invasiva de fácil y rápida ejecución que utiliza la luz para analizar de forma microscópica las estructuras oculares. La realización seriada de esta prueba a lo largo de las diferentes revisiones realizadas al paciente pone de manifiesto una posible pérdida evolutiva de la capa de fibras del nervio óptico como consecuencia de la progresión de la enfermedad.

 

Campo Visual o Campimetría:

El campo visual o campimetría es la prueba por excelencia para el diagnóstico y progresión del glaucoma.

Es resultado de este prueba nos informa sobre el daño funcional, es decir, nos indica qué partes del campo de visión de un paciente se han perdido como consecuencia del glaucoma. Por ello, es fundamental la realización seriada de esta prueba que nos permite establecer una posible progresión para modificar adecuadamente el tratamiento.

 

Conclusión

El diagnóstico del glaucoma o neuropatía óptica glaucomatosa, requiere la integración de una exploración ocular minuciosa asociada al análisis de las pruebas funcionales y estructurales descritas anteriormente puestas en el contexto de cada paciente de forma individualizada (edad, tipo de glaucoma…)

Última modificación de la web: 11 September 2017