Operación de Catarata CLÁSICA

El cristalino es la lente natural del ojo; Su progresiva pérdida de transparencia es lo que conocemos como catarata y sus síntomas son visión distorsionada, cambios frecuentes de la graduación, mayor deslumbramiento y como consecuencia la perdida progresiva de la visión.

¿Cuándo se debe operar una catarata?

El cristalino se va opacificando progresivamente con el tiempo, y por tanto, cuanto más tiempo dejemos evolucionar la catarata, más se endurecerá y más laborioso será tanto la cirugía como su recuperación posterior. Hoy en día, recomendamos la operación de catarata cuando el paciente comienza a tener dificultades para realizar sus ocupaciones habituales debido a la catarata.

 

Operación de catarata clásica o tradicional

La operación de catarata consiste en la sustitución del cristalino opacificado por una lente intraocular artificial. Actualmente la técnica más empleada es la facoemulsificación con ultrasonidos, y consiste en la fragmentación del núcleo del cristalino a través de una pequeña incisión en la córnea. Una vez extraído el núcleo se introduce una lente intraocular en su lugar.

A continuación te detallamos los 5 pasos de una operación de catarata con la técnica tradicional de facoemulsificación:

Los 5 pasos de una operación de catarata tradicional

  1. Incisiones: Realizamos una incisión principal (1.80 – 2.00 mm) y una incisión auxiliar o paracentesis (1.00 mm)
  2. Capsulorrexis: Con una pinza y a través de la incisión principal realizamos una abertura continua, circular y centrada en la cápsula anterior del cristalino.
  3. Fragmentación: A través de la incisión principal fragmentamos el núcleo con ultrasonidos.
  4. Aspiración: Una vez fragmentado el núcleo del cristalino aspiramos todo el contenido del saco capsular.
  5. Implantación lente: Introducimos la lente intraocular plegada a través de la incisión principal y la desplegamos en el interior de la cápsula. En función del tipo de lente intraocular que implantemos podemos corregir los diferentes defectos refractivos del paciente.

 

¿Es una operación cómoda para el paciente?

La operación de cataratas se ha simplificado mucho con el tiempo. Hoy en día se trata de una cirugía rápida (de menos de un cuarto de hora por cada ojo) que se realiza de manera ambulante, es decir, sin ingreso.

La anestesia que utilizamos habitualmente en una operación de cataratas es en forma de gotas anestésicas. En algunos pacientes es posible necesitar utilizar anestesia local, en esta caso se realiza una infiltración de agentes anestésicos en los tejidos que rodean al ojo. Sólo en casos excepcionales, como por ejemplo niños pequeños, se precisa anestesia general.

La seguridad que ofrece las técnicas actuales de cirugía de catarata con su mínima incisión permiten una rápida incorporación a las actividades habituales, sin necesidad incluso de interrumpir las medicaciones habituales que toman algunos pacientes. Si quieres saber más sobre la recuperación postoperatoria de una cirugía de catarata te invitamos a leer las indicaciones para después de una operación de catarata.

Última modificación de la web: 10 July 2017