Lentes ICL para alta miopía

Lentes ICL para alta miopía: ¿Qué son?

En los ojos normales el cristalino enfoca y la imagen del objeto que observamos se forma en la retina. En el caso de personas miopes, el ojo es mayor de lo normal por lo que la imagen no se enfoca en la retina y se produce la visión borrosa. Igualmente en hipermétropes, el ojo es menor de los normal y la imagen no se enfoca correctamente en la retina.

Existen diversas formas de compensar el defecto refractivo que se produce los más habital es colocar una lente externa (gafas o lentillas) que corrija el error.

En cuanto a las técnicas quirúrgicas, las más conocidas hoy en día son las técnicas láser de cirugía refractiva: LASIK o PRK que emplean el  láser excimer y se basan en sustraer tejido corneal, para corregir el defecto refractivo (miopía, hipermetropía, astigmatismo).

Pero existen casos en los que estos métodos con láser no son los más adecuados ya sea por una una alta graduación, un espesor o forma de la córnea que no hace posible utilizar el láser,  la edad del paciente, un ojo seco, etc…

En estos casos el médico oftalmólogo puede aconsejar al paciente la implantación de una lente intraocular para corregir su error refractivo.

Características de las lentes ICL para alta miopía:

Lente ICL :: En la siguiente imagen podemos ver como queda implantada una lente ICL después de la cirugía

– La lente se implanta entre el iris y el cristalino. Esta zona del ojo se conoce como cámara posterior.

– Esta fabricada de material biocompatible con una base de colágeno. La lente es flexible y suave, y esta diseñada específicamente para cada ojo y persona.

– Se implanta a través de una pequeña incisión que habitualmente no precisa sutura.

– Está especialmente indicada en pacientes con defectos refractivos medios-altos, en córneas ‘finas’ y en ojo seco.

– La recuperación visual es rápida.

 

¿Por qué implantar una lente ICL?

Las lentes ICL nos permiten implantar una lente intraocular de manera permanente para compensar el error refractivo existente, conservando el cristalino y sin alterar la córnea.

ICL es una lente que corrige los defectos refractivos de la visión. Al contrario de lo que ocurre con las lentes de contacto tradicionales, que se colocan sobre la superficie ocular, la lente ICL está dentro del ojo, entre el iris (parte coloreada) y el cristalino y, una vez implantada, permanece indefinidamente en él.

– Ventajas de las lentes ICL:

1. Debido a que la lente ICL es blanda y pequeña, puede ser plegada e inyectada sin dolor, en el ojo, en tan solo unos segundos y a través de una incisión muy pequeña en la córnea. Una vez inyectada se despliega y se acomoda en su posición, por delante del cristalino y por detrás del iris.

2. La lente ICL se comporta de forma parecida a una lente de contacto. Se diferencian de  las lentillas y de las lentes fáquicas en cámara anterior por el lugar donde se encuentran en el ojo. La lente ICL está dentro del ojo en lugar de en la superficie (lentillas) y detrás del iris en lugar de por delante (lentes fáquicas en cámara anterior). La lente es invisible y la única forma de saber que la lente está dentro del ojo, es por la mejora de la visión. La lente ni se ve ni se siente, una vez implantada en el ojo.

3. La lente está pensada para permanecer indefinidamente en el ojo. De todas formas, si fuera necesario, se puede cambiar o retirar, ya que no daña las estructuras del ojo.

4. La ICL corrige los defectos refractivos por encima de los límites del tratamiento con láser. Si necesitas una corrección muy alta, la ICL puede corregir ese error. El tratamiento con ICL está indicado en pacientes con corneas finas, ojo seco o pupilas grandes.

5. La ICL puede tratar 2 defectos visuales en un solo 1 paso. Las lentes pueden corregir el astigmatismo y la miopía o hipermetropía en un solo procedimiento. Cada lente se fabrica de forma personalizada para cubrir las necesidades de cada paciente.

6. La satisfacción del paciente con la lente ICL es muy alta. La lente proporciona una muy buena calidad de visión, es un procedimiento preciso y predecible, que aporta una gran satisfacción del paciente.

 

Características de la cirugía con lente ICL:

· El día de la cirugía:

– La cirugía se realiza con unas gotas de anestesia local.

– El cirujano realiza una pequeña incisión en la córnea por la que introduce la lente.
  La lente quedará colocada detrás del iris.

No se realiza la cirugía de ambos ojos en el mismo día.

 

· Después de la cirugía:

– Será revisado el mismo día de la intervención y al día siguiente.

– Es importante seguir las instrucciones de su oftalmólogo respecto al tratamiento postquirúrgico.

Preguntas Frecuentes

Última modificación de la web: 25 September 2017