GLAUCOMA: Tratamiento

El objetivo principal del tratamiento del glaucoma es preservar la función visual del paciente a lo largo de la vida. Actualmente, la presión intraocular (PIO) es el único factor de riesgo sobre el que es posible actuar y cuyo descenso ha demostrado prevenir la progresión del daño glaucomatoso. Dicho descenso se puede conseguir mediante medicación tópica con gotas o con cirugía.

Tratamiento farmacológico:

El tratamiento farmacológico del glaucoma con medicación tópica, es decir, con gotas oculares, constituye actualmente el tratamiento de primera elección para casi todos los tipos de glaucoma del adulto.

Los colirios utilizados para tratar el glaucoma disminuyen la presión intraocular (PIO) por dos mecanismos: favoreciendo el drenaje del humor acuoso o disminuyendo la producción del mismo.

Los fármacos necesarios para tratar el glaucoma se clasifican según su principio activo. Existen cuatro tipos: los análogos de las prostaglandinas, betabloqueantes, alfa-agonistras y los inhibidores de la anhidrasa carbónica. Además existen combinaciones de varios principios activos en el mismo colirio o en diferentes, ya que muchos pacientes precisan más de un tipo de medicación para el correcto control de su glaucoma.

Análogos de las prostaglandinasBetabloqueantesAlfa-agonistasInhibidores de anhidrasa carbónicaCombinados

No resulta sencillo ser constante en el tratamiento de una enfermedad generalmente sin síntomas, como es el glaucoma, pero el cumplimiento por parte del paciente es tan importante o más que el papel del oftalmólogo en la evolución de esta patología. Si se tiene alguna dificultad para instilar el colirio o dudas sobre los efectos secundarios de los fármacos, hay que consultarlo siempre con su médico.

En aquellos pacientes en los que el tratamiento farmacológico no sea suficiente para controlar adecuadamente la PIO o la progresión del glaucoma y en los casos que los los efectos adversos de los fármacos no sean tolerables, está indicado el tratamiento quirúrgico del glaucoma.

Tratamiento quirúrgico:

El operación de glaucoma busca conseguir un descenso suficiente y duradero de la presión intraocular (PIO) con el menor riesgo posible de complicaciones quirúrgicas.

El momento de la indicación quirúrgica depende de numerosos factores que médico y paciente tendrán que valorar de forma conjunta (edad del paciente, estadio evolutivo, tipo de glaucoma etc…) pero cuando la presión intraocular no se controla con gotas y la enfermedad progresa, ésta indicación se hace obligada; Y es que la cirugía del glaucoma presenta ventajas sobre el control de la PIO (presión intraocular) ya que en la mayoría de los casos consigue niveles más bajos y más estables de presión intraocular lo largo del día. Aún así,  al no estar exenta de complicaciones, hay que evaluar el perfil riesgo-beneficio de forma individualizada.

Existen varias técnicas quirúrgicas que se indicarán en cada paciente en función del tipo de glaucoma, grado de progresión, edad del paciente y existencia de cirugías previas o no. En términos generales, la cirugía de glaucoma consiste en crear una fístula o vía de drenaje que permita la salida del humor acuoso del interior del globo ocular y así se reduzca la presión intraocular (PIO).

Las principales técnicas quirúrgicas son:

Preguntas Frecuentes

Última modificación de la web: 21 November 2017