Tratamiento farmacológico del glaucoma

Tratamiento farmacológico del glaucoma, ¿qué es?

El tratamiento farmacológico del glaucoma consiste en la aplicación de una medicación tópica mediante gotas oculares y actualmente representa el tratamiento de primera elección para casi todos los tipos de glaucoma del adulto.

El objetivo de la medicación en forma de colirios para tratar el glaucoma es disminuir la presión intraocular (PIO) favoreciendo el drenaje del humor acuoso y disminuyendo su producción.

 

Fármacos para el tratamiento del glaucoma

Podemos distinguir hasta cinco tipos de fármacos: cuatro de ellos en función del principio activo que lo compone y un quinto tipo compuesto por la combinación de los anteriores:

Análogos de las prostaglandinasBetabloqueantesAlfa-agonistasInhibidores de anhidrasa carbónicaCombinados

 

Fármacos Análogos de las prostaglandinas en el tratamiento del glaucoma:

Los fármacos análogos a las prostaglandinas actúan favoreciendo la salida de humor acuoso del ojo y así disminuyen la presión intraocular (PIO). Tiene pocos efectos adversos pero sí son más frecuentes los efectos secundarios oculares como el oscurecimiento del color del iris, el crecimiento de las pestañas o la pigmentación de la piel periocular, entre otros.

En general son los fármacos de primera elección en los pacientes diagnosticados de glaucoma primario ya que son muy efectivos a la hora de controlar la presión intraocular PIO, son cómodos ya que sólo se tienen que instilar una gota por la noche y los efectos adversos son relativamente leves. En función del paciente puede variar la efectividad, tolerancia y efectos adversos de los diferentes fármacos análogos de las prostaglandinas.

Entre los fármacos análogos de las prostaglandinas encontramos: Xalatan®, Lumigan®, Tavatan®, Saflután® y el colirio genérico de Xalatan® que es el Latanoprost®.

 

Fármacos Betabloqueantes en el tratamiento del glaucoma:

Los fármacos betabloqueantes son generalmente la segunda opción más utilizada para el tratamiento del glaucoma. Apenas tienen efectos adversos a nivel ocular, sin embargo pueden producir efectos sistémicos como alteraciones de la presión arterial o descompensación de enfermedades pulmonares. Estos efectos adversos se pueden minimizar comprimiendo los puntos lagrimales durante cinco minutos después de la instilación de las gotas para disminuir el paso de la lágrima a la circulación sistémica. Otra de las desventajas con respecto a los análogos de las prostanglandinas es que suele estar indicada una gota cada 12 horas, en vez de una al día.

Entre los fármacos betabloqueantes encontratmos: Timolol®, Carteolol®. En el caso del Timolol® es muy frecuente que en las farmacias se dispense la forma genéricas.

 

Fármacos Alfa-agonistas en el tratamiento del glaucoma:

Los fármacos Alfa-agonistas actuan tanto disminuyendo la producción del humor acuoso como facilitando la salida del mismo. Al igual que los betabloqueantes está indicado instilarlos dos veces al día. En algunos pacientes pueden producir como efectos adversos sequedad oral o gusto amargo, enrojecimiento ocular con sensación de cuerpo extraño, fatiga o somnolencia y alergia ocular. Son muy efectivos a la hora de controlar la presión intraocular (PIO).

Entre los fármacos alfa agonistas encontramos: Alphagan®, Lopimax®.

 

Fármacos Inhibidores anhidrasa carbónica en el tratamiento del glaucoma:

Los fármacos inhibidores de la anhidrasa carbónica actúan disminuyendo la producción del humor acuoso y, aunque no son muy potentes como tratamiento ocular, producen pocos efectos adversos (sobre todo sabor amargo y sensación de cuerpo extraño). Tanto los inhibidores de la anhidrasa carbónica como los alfa agonistas se utilizan como tratamiento de segunda línea.

Entre los fármacos inhibidores de la anhidrasa carbonica encontramos en formato de gotas oculares: Trusopt® que es brinzolamida o Azopt® cuyo fármaco es dorzolamida, y en comprimidos para el tratamiento oral: Edemoz®.

 

Combinaciones de fármacos en el tratamiento del glaucoma:

En muchos casos los pacientes precisan más de un tipo de tratamiento para controlar correctamente el glaucoma.

Los fármacos combinados ofrecen varias ventajas como la de ser más cómodos para el paciente ya que disminuyen el número de gotas que se tienen que instilar cada día, facilitando el cumplimiento de la pauta indicada por el oftalmologo, abaratando el tratamiento y reduciendo los efectos adversos producidos por los conservantes de los colirios.

Existen varias combinaciones de fármacos fijas, es decir dos tipos de fármacos en el mismo colirio, por ejemplo Xalacom® (latanoprost y timolol), Duotray® (travoprost y timolol), Ganfort® (bimaprost y timolol), Azarga® (brinzolamida y timolol), Cosopt® (dorzolamida y timolol) o Combigán® (brimonidina y timolol)

 

¿Cuándo es necesaria la operación de glaucoma?

En aquellos pacientes en los que el tratamiento farmacológico no sea suficiente para controlar adecuadamente la presión intraocular o la progresión del glaucoma y en los casos que los los efectos adversos de los fármacos no sean tolerables, está indicado el tratamiento quirúrgico del glaucoma.

Preguntas Frecuentes

Última modificación de la web: 10 July 2017