Desprendimiento de retina

QUÉ ES EL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

Es una de las enfermedades de retina más importantes de diagnosticar de forma precoz, porque su tratamiento es la única forma de conservar la visión.

Habitualmente las personas con desprendimiento de retina empiezan a ver manchas, y que se acompañan con destellos de luz, como de fogonazos, que con los días progresan, hasta que se produce la aparición de un telón que les quita la visión y no les permite ver.

TRATAMIENTO DEL DESPRENDIMIENTO DE RETINA

El único tratamiento del desprendimiento de retina es la intervención quirúrgica.

Antes de la operación del desprendimiento de retina debemos realizar una exploración completa con el fin de valorar la extensión que tiene el desprendimiento, dónde están las roturas de la retina que lo han provocado y planificar su tratamiento. Aunque no es una cirugía urgente, conviene hacerla lo antes posible.

Dentro de la cirugía del desprendimiento de retina existen diferentes modalidades que indicaremos en función de las características del paciente:

 

? CIRUGÍA CLÁSICA DEL DEPRENDIMIENTO DE RETINA.

Se suele realizar en pacientes jóvenes, que no han sido operados de cataratas. 

La operación consiste en colocar un implante de silicona alrededor del ojo para aproximar la retina desprendida a la zona donde debería estar adherida.  

 

? VITRECTOMÍA:

Indicada en pacientes más mayores, que ya han sido operados de catarata anteriormente,

La operación consiste en acceder al interior del ojo, donde se elimina el gel (vítreo) que tiene dentro, , para después recolocar la retina en su posición original y proceder al sellado de las roturas que han conducido al desprendimiento de la retina con un láser endo ocular.

 

Postoperatorio del desprendimiento de retina:

En ambos casos, habitualmente tras la operación del desprendimiento de retina se coloca un gas en el interior del ojo con el objetivo de que la retina se adhiera de una forma adecuada. El utilizar un gas implica la necesidad de guardar una postura en el post operatorio que habitualmente suele ser lo que más incomoda a los pacientes operados de desprendimiento de retina, dado que hay que estar boca abajo unas tres semanas aproximadamente hasta que desaparezca el gas introducido.  

Última modificación de la web: 25 September 2017