Miopía

¿QUÉ ES LA MIOPÍA?

La miopía es un problema visual por el que la persona que la padece no ve bien de lejos. Esto ocurre generalmente porque el ojo es más grande que un ojo normal (sin defectos refractivos), lo que supone que las imágenes se focalicen en un punto anterior a la retina en lugar de en la propia retina, provocando que los objetos se vean borrosos o desenfocados.

La miopía es un defecto visual muy frecuente, que padece cerca de un 25% de la población. Aparece fundamentalmente en la adolescencia y va aumentando progresivamente, no pudiendo ir a menos al ser su causa un aumento del tamaño del ojo, aunque suele estabilizarse aproximadamente a los 20 años, momento en el que ya se puede recurrir a una solución quirúrgica para corregirla.

Hay algunos factores que favorecen la aparición de la miopía:

  • Genéticos: Las personas tienen un 33% de probabilidades de padecer miopía si la tienen sus padres.
  • Ambientales: Los trabajos de cerca, una cirugía ocular previa o algún otro factor que haga que aumente la longitud del ojo o la curvatura de la córnea y la aparición de una catarata ocular o cualquier otra causa que cambie los índices de refracción de las estructuras internas del ojo, son algunos de los aspectos que pueden influir en la aparición de miopía.

 

ALTA MIOPÍA, ¿qué es?

Cuando una persona presenta miopía por encima de 6 dioptrías, se habla de miopía alta o magna, y con ella, la visión de lejos es realmente mala por lo que las personas que tienen miopía alta dependen totalmente de las gafas. La diferencia entre tener miopía normal o miopía alta radica en el hecho de que la miopía alta suele aumentar más que la miopía convencional, tiene mayores probabilidades de provocar un glaucoma, catarata o desprendimiento de retina y por último, provoca de forma más frecuente “moscas flotantes” en la visión.  

 

DIAGNÓSTICO DE LA MIOPÍA

Si tienes dificultades para ver de lejos, necesitas guiñar los ojos para ver bien los objetos que están a largas distancias o sueles tener dolores de cabeza, es muy probable que tengas miopía.

No es nada malo, sólo necesitas ir al oftalmólogo o al óptico para ver qué graduación necesitas en tu gafa o si hay algún problema añadido porque la miopía puede asociarse a alteraciones del ojo como la diabetes o la catarata.  

 

TRATAMIENTO DE LA MIOPÍA

La miopía puede ser corregida gracias a las diferentes técnicas de la cirugía refractiva: LASIK, PRK / LASEK o implante de lentes intraoculares (cuando se trata de alta miopía). En función de las características que presente cada paciente, nuestros oftalmólogos optarán por una u otra técnica.

La técnica LASIK 100% láser es la primera elección para corregir este tipo de problemas visuales, pero, en aquellos casos en los que el paciente no es candidato a la cirugía refractiva con láser, hay otra alternativa: el implante de una lente intraocular. Esta decisión dependerá del diagnóstico del oftalmólogo.

Existe otra forma de tratamiento de tratar la miopía: la OrtoqueratologíaSe trata de un tratamiento clínico reversible que permite obtener buena visión sin corrección. La estructura corneal es flexible, plástica y moldeable de modo que, al interrumpir el uso de lentes de contacto, volverá a su estado inicial. Por esta razón, es necesario el uso de las lentes de contacto durante un número mínimo de horas (generalmente por la noche) para que se mantengan los resultados. La duración del tratamiento oscila entre una o dos semanas hasta un mes, dependiendo de cada caso concreto.

Etiquetas: Cirugía Refractiva,
Preguntas Frecuentes

Última modificación de la web: 10 July 2017