91 308 38 38

¿Cuándo comienzan a ver los bebés?

8 abril, 2019

 

Muchos padres se preguntan cuándo empiezan a ver los bebés. Un recién nacido cuando llega al mundo tiene una agudeza visual muy limitada. Percibe las cosas pero no las ve de una manera clara hasta el primer año. El ser humano nace con los ojos desarrollados casi al completo, a excepción de la retina que terminará de desarrollarse con el paso del tiempo.

La vista de los recién nacidos evoluciona lentamente y es bastante inmadura. No será hasta los seis o siete meses cuando el pequeño empiece a notar de una manera casi perfecta los colores y la profundidad. Se puede decir que en ese momento la vista del bebé tiene un nivel alto de desarrollo.

Desarrollo visual del bebé

El sentido de la vista tiene un desarrollo que evoluciona de una manera única, ya que se realiza al mismo tiempo que el crecimiento mental y las ganas de curiosear y descubrir todo lo que les rodea.

En este desarrollo podemos observar varias etapas en las cuales la visión del bebé va progresando. Por ejemplo, con dos semanas de vida, el recién nacido comienza a mostrar interés por los objetos alargados y con contraste, como puede ser el rostro. Al ser tan pequeño no verá con claridad, por lo que cruzará los ojos para poder enfocar, lo que hará que tenga la mirada estrábica. Es algo pasajero que dura poco tiempo.  

Alrededor de las ocho o diez semanas, el pequeño ya podrá seguir con la mirada un objeto que esté en movimiento, siempre que éste se encuentre a unos 30 o 60 centímetros. En esta etapa la visión va mejorando poco a poco. En el tercer o cuarto mes el bebé distingue los objetos y aprende a perfeccionar su percepción al contraste. A partir de los cuatro meses percibirá mejor los colores y reconocerá los objetos. En el séptimo mes el pequeño verá todos los colores y podrá seguir objetos, a pesar de que se muevan a gran velocidad.

Cómo estimular la visión de los bebés

Una manera de ir ayudando poco a poco a los recién nacidos a que desarrollen su visión es a través de los estímulos. Una de las cosas que más les llama la atención son los colores brillantes y con luz. Ellos van aprendiendo a través de los estímulos que reciben del exterior, por lo que podemos ayudarles a desarrollar la vista.  

Lo mejor es que reciban luz natural y que no siempre sea artificial. Si se puede, lo idóneo es colocar la cuna en sitios donde puedan tener un buen rango de visión. Las cosas brillantes y luminosas les atraen mucho, por lo que se pueden mover juguetes llamativos que les ayudarán a seguir el movimiento o a fijar la mirada poco a poco.

Otra cosa que les gusta mucho y que ayuda a la visión de los bebés es mirar las caras, por lo que es fundamental que les hablemos o cantemos mirándoles. De esta manera reconocerán a las personas más habituales. Gracias a estos consejos estimulamos su visión y ayudamos a que su vista se desarrolle correctamente.

Categorías: Noticias

Deja un comentario